En la comarca de la Vega

El Cortijo del Pino es  un cortijo de labranza en el que se han ido sucediendo distintos cultivos de regadío a lo largo de los años. A finales del S. XIX se cultivó remolacha azucarera y más tarde cáñamo y lino. En las últimas décadas, ya con nuestra familia, el cultivo del tabaco fue tomando relevancia en la comarca de la Vega, y en pocos años pasaría a ser el cultivo principal. Fue en este momento cuando a la edificación se le anexionaron varios secaderos, de los cuales hoy todavía quedan algunos.

Estructura de la edificación

El cuerpo principal de la casa es de planta cuadrada. Se estructura alrededor de un patio central de columnas de piedra con dos alturas y torreta con palomar. El segundo patio o corral se dispone a continuación del primero, donde se encontraban  las dependencias de uso agrícola y ganadero: pajar, granero, vaquería y corral para animales.

Un paso hacia la diversificación

 Las sucesivas herencias y la parcelación de la tierra ocasionaron una rentabilidad muy baja, y el desuso de la mayor parte del edificio provocó su deterioro y la imposibilidad de su mantenimiento. Así, la adaptación del edificio para su uso turístico como alojamiento rural fue un paso decisivo para su conservación. En el año 1998 iniciamos la rehabilitación de algunas de las dependencias más deterioradas del cortijo y poco a poco hemos ido recuperando la mayor parte de la edificación. Hoy disponemos de cuatro casas rurales que ofrecemos como alojamiento: los Atrojes, situado alrededor del patio de columnas; la Cuadra y el Tinao ocupando  lo que durante un tiempo fue vaquería y el Torreón, que fue secadero de frutos y palomar. En todo momento hemos intentado recuperar la mayoría de los elementos constructivos existentes y poner en valor toda la construcción. En el año 2007 algunas de las antiguas tierras que pertenecían al Cortijo del Pino las hemos vuelto a poner en producción y las hemos certificado en ecológica, intentando hacer una agricultura más sostenible, más respetuosa con nuestro entorno y con la salud de las personas. En el año 2009 plantamos 30 marjales de frutales: manzanos, perales, ciruelos y albaricoques, con la idea de tener  fruta variada durante todo el verano y abastecer a un mercado local. A partir del año 2011, como parte integrante de una asociación de productores y consumidores ecológicos, el Vergel de la Vega, comercializamos nuestros productos a distintos grupos de consumo de la ciudad y participamos en el  Ecomercado de Granada que se celebra el primer sábado de cada mes.  También  en el cortijo disponemos de un pequeño punto de venta de productos locales  envasados donde nuestros clientes podrán comprar.

En el futuro

 Es nuestro propósito hacer cada día más sostenible nuestra explotación e ir creciendo acorde con los recursos existentes, cuidándolos y revalorizando todo este patrimonio que hemos tenido la suerte de gestionar.

Plano Cortijo del Pino [PDF]

Web_PLANO_PLANTA-01

interior secadero Miguelpatio desde el TorreónInico Web Tienda 460 x 295

 

El edificio está catalogado como elemento arquitectónico de interés de la provincia de Granada y recogido en el libro editado por la Consejería de Obras Públicas y Transportes “Cortijos, haciendas y lagares. Arquitectura de las grandes explotaciones agrarias de Andalucía”, 2003
El tilo que hay junto al aljibe está también catalogado por la Junta de Andalucía y recogido en su publicación “Especies singulares de Andalucía”.

Finca certifica por Agrocolor, entidad de certificación de Agricultura Ecológica autorizada por la Junta de Andalucía con número: AG-02/844/CI-1 con fecha de inscripción 1 de Octubre de 2007.